Andrés Layos: Un artista y papá diferente

 
Andrés es un artista controversial, con un estilo y una postura muy propia sobre el arte y Valentina es su hija de 9 años, que ha compartido con él su gusto por el arte pero que ahora sueña con ser taxidermista y profesora de batería. Ellos nos contaron su historia.
 
 
 

PCFK: ¿cómo llegó el arte a tu vida?

Andrés: “Me iba muy mal en matemáticas mentiras no… -Valen dice: yo si soy mala en Matemáticas, Andrés le responde: Yo soy peor-… no no no empecé con el arte porque… ni siquiera sé porqué comencé con esta vaina, simplemente no quería trabajarle a nadie más, sentía que estaba involucrado con mi parte creativa y ese era mi compromiso, entonces incluso comencé estudiando diseño gráfico y me aburrí, porque cuando pensaba que tenía que trabajarle a otro o que tenía que hacer cosas por encargo y dije no esto no es conmigo tampoco entonces me fui, me quedé un año sin estudiar, pero entonces a los dos años estaba entendiendo como también esta dinámica del dibujo y era porque me quedaba en la tienda del barrio, me tomaba una gaseosa, un tinto, lo que fuera y me sentaba a dibujar y era todo el día y como no estaba estudiando claro era el vago entonces para mi fue como “el mayor aprendizaje”, me quedaba ahí horas, todo el día sin bañar, 11 de la mañana hasta las 5 de la tarde que recibía a los amigos que salían del colegio y de la universidad y me quedaba ahí todo el día. Incluso fue mi mamá la que me dijo: a bueno, ¿por qué no estudias artes si sabes que te gusta dibujar o estás muy contento porque no te metes en artes? Entonces para mi era muy difícil terminar artes porque primero Está el prejuicio de cómo ¡ay es que te vas a morir de hambre! Como ah es que los artistas son unos muertos de hambre, como ¿de qué va a vivir un artista? Pero entonces también era el prejuicio yo decía como jueputa igual yo necesito el nivel, ya si yo me siento feliz ya yo no necesito nada de todo el mundo sino que ser feliz y ser yo, cuando entonces el otro limitante era como jueputa listo pero es que ¿artes será lo mío? Pintar caballos, bodegones y yo no pinto nada de eso, yo pinto lo mío,  yo simplemente pensaba en como me iba a dedicar en ese momento, incluso todavía yo soy un poquito radical y no sé como llamarle a eso, un poquito rebelde pues como de pensamiento y eso como que lo transmito yo en mi trabajo, entonces comenzó por ahí la cosa, cuando empecé a estudiar artes fui entendiendo un poquito más que no era simplemente dibujar un caballo o ni bodegón, sino como un asunto más técnico, más como el aprendizaje técnico, pero ya uno se va enfocando como en el asunto y descubre cuál es tu dinámica y cuál es tu lenguaje y eso es comunicar y da mucha emoción aprender a comunicar las cosas y eso se ve en las imágenesque uno le brilla o en el plástico o donde se haga la obra.

PCFK: ¿Si se muriera mañana porqué quisiera ser recordado?

Andrés: “Como papá no más, como artista me vale…  pedazos me vale 5”

PCFK: ¿Y porqué no como artista?

Andrés:  “Porque artistas hay un montón también, no sino que yo siempre trato de transmitir mi contexto, lo que me rodea y tuve una experiencia cercana con la muerte entonces siestoy deprimido o estoy muy feliz, entonces digamos para mi la obra es un trabajo dual porque yo siempre estoy viviendo como emociones fuertes- estoy hablando emocionalmente-, entonces digamos caí en la depresión entonces para mi es más sencillo caer en la oscuridad y volverme pintor, entonces a eso me refiero con la dualidad porque yo trabajo: mi obra en realidad son dos partes,  es un ser emocional y un ser racional, el ser racional aparece cuando estoy dibujando mejor dicho,  cuando estoy usando la línea, el método, la precisión que requiere el dibujo, en cambio con la pintura es más emocional, para mi la pintura es como más liberadora, es una cosa más catártica, entonces por eso Valentina dice que no he vuelto a pintar demonios, porque no he vuelto a caer en esas cosas, pero era eso porque yo le decía que los autorretratos en pintura yo le llamo los demonios, en cambio la luz es la obra con mi hija, la luz llega para mi la obra con Valentina, porque es una obra sin pretensiones, no piensa en comercio ni piensa en que la obra va a quedar bonita o nada, sino simplemente somos ella y yo y es nuestro mundo y lo que vamos transmitiendo, entonces la obra nunca habla de vientos, simplemente es lo que pasó tal día, nuestro recuerdo, como el día que viajamos a la playa o el perro haciendo popó, el pulgoso, el tiburón martillo que me gusta mucho, entonces mi trabajo es luz y oscuridad, siempre hay una dualidad.

PCFK:¿Cuándo llega Valentina a tu vida?

Andrés: “Yo estaba muy joven, yo tenia…  22 años cuando fui papá y eso fue muy gracioso. Cuando nos dimos cuenta que estábamos en embarazo ella tenía 5 meses de embarazo, cuando nos hicimos la prueba positivo y yo estaba comenzando la carrera.     
Cuando Valentina nació me llaman: -el papá de Valentina- y yo ay ¿hp quien es esa? Y salgo yo a recibirla, y la única canción que yo me sabía de niños era: “ Mi carita redondita, tiene ojos y nariz”… era lo único que me sabía, cuando me la entregaron dijeron: ¿Usted es el papá? y dije: yo creo, y yo la miraba… y lo primero que hice fue contarle los dedos… y la llamaba: Valentina, Valentina “Mi carita Redondita”… y abre los ojos y dije será coincidencia y yo llore… y no paraba de llorar.
Ya habían empezado clases en la universidad y yo estaba tan enamorado que ni siquiera me había percatado.

 
 

Y a partir de ese momento se convirtió en un impulso más, todo es por ella, por ella por ella. Incluso por eso también la involucré mucho en mi trabajo, porque al principio solo se trataba de mi trabajo y profesión y esta es mi carrera y es enserio, pero yo siempre he dicho que cuando uno se toma las cosas tan enserio no funcionan y más en el arte, uno tiene que disfrutar y amar verdaderamente lo que hace, entonces para mi esto simplemente es un juego, siempre he tomado el arte como un juego, si hoy vendo rico, si no vendo más bueno todavía, entonces es eso, cuando involucro esta señorita era eso, porque empecé a caer en lo malo, este es mi trabajo y valentina no puede tocar esto,-estaba muy bebé tenía 2 años de edad-, hasta que dije, no porqué le estoy negando la creación, sabiendo que conmigo no lo hicieron, mi mamá me dejaba rayar las paredes, y ya se lo permito, yo a ella le permito rayar absolutamente todo, si quiere rayar el piso hoy, ráyelo, que eso sale, a mi no me importa que tenga que sentarme a estregar 3 horas, pero sale, pero es más lo que uno les deja a ellos, en cambio eso de estar cohibiéndole la creatividad, eso es una cosa muy absurda.